martes, 6 de septiembre de 2011

Pechuga de pollo adobada y empanada

Hoy os propongo una receta muy sencilla para comer unas pechugas de pollo súper jugosas y muy sabrosas.
Para empezar salpimentamos las pechugas de pollo, yo he usado pimienta verde pero usad la que mas os guste.


Las vamos a adobar con huevo, tomillo, ajo, clavo, guindilla y vino de Serrada.


Rallamos pan duro y añadimos pimentón dulce y perejil picado y lo mezclamos.


Metemos las pechugas en el adobo y las dejamos al menos tres horas en el frigorífico.

Las empanamos y las freímos en aceite de oliva. Las sacamos a un papel de cocina.


Ya solo queda acompañar con una ensalada o unas patatas fritas.

Espero que os guste.
El adobo también puede llevar laurel, orégano u otra hierva o especia que os guste, del mismo modo podéis quitar el clavo o la guindilla si no os gusta. Lo importante es no abusar de ningún ingrediente en el adobo, ya que solo sabría a ese ingrediente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada