viernes, 10 de junio de 2011

Mejillones al vapor

Hoy vamos con otra de esas recetas clásicas de la cocina, que es un poco engorrosa por tener que limpiar los mejillones, pero merece la pena, ya que aparte de ser muy sanos y nutritivos, nos dan un montón de opciones para usarlos.


Lo primero es limpiar los mejillones, para lo que nos ayudaremos de una puntilla y un estropajo de alambres.


Ahora los cocemos al vapor, para lo que echaremos un poco de agua que cubra el fondo de la cazuela, echamos los mejillones y tapamos la cazuela para que se acumule el vapor en élla.
En vez de usar agua, he usado vino lambrusco (podéis usar sidra u otro tipo de vino rosado o blanco que os guste o tengáis por casa).
Cuando empiecen a abrirse los mejillones los vamos sacando poco a poco para que no se pasen de cocción.


El caldo que queda lo colamos con un colador de tela o con un trapo limpio, ya que siempre quedan impurezas. 
Lo reservamos para otros usos como para hacer un caldo de pescado o una salsa para los mejillones. 
También lo podemos congelar.


Separamos los mejillones y les quedamos con una tapa solo.


Los mejillones así están buenos con un chorrito de limón, pero se pueden acompañar con una salsa tártara por ejemplo o hacerlos en salsa.


Espero que os guste.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada